TEMA

La presunción de ganancia implícita en la aplicación del impuesto a la ganancia mínima presunta (IGMP) no podría dejar de lado la consideración del impuesto sobre las ganancias reales (IG). Por tal motivo, la ley transforma al IG en un pago a cuenta del IGMP, circunstancia que funciona en la dirección contraria con determinadas limitaciones.

En este juego de simultaneidades surgen saldos en uno y otro sentido (IG/IGMP) provocando distintas alternativas que deben ser analizadas. El cómputo del pago a cuenta originado en el IG parece más sencillo que a la inversa, en cuyo caso no podrá realizarse una imputación directamente sino hasta un tope.


CONCLUSIONES

* No podrá imputarse el IG como pago a cuenta del IGMP en la proporción del tributo determinado sobre inmuebles que no revistan la característica de bienes de cambio o estén afectados en forma exclusiva a la actividad.

* El IGMP podrá ser computado a cuenta del excedente de la fórmula (IG > IGMP).

* El excedente (IGMP > IG) que determinó el efectivo ingreso del IGMP podrá ser utilizado durante diez años.

* La compensación será considerada como “efectivo ingreso”.

* El impuesto a las ganancias -en carácter de pago único y definitivo- determinado en forma presunta en caso de beneficiarios del exterior no podrá tomarse como pago a cuenta contra el IGMP aplicable a tales sujetos.

* En caso de inmuebles rurales, el impuesto a las ganancias computable como pago a cuenta será el generado por la explotación de tales inmuebles.

* El cómputo del crédito generado por el efectivo ingreso del IGMP no absorbido por el pago a cuenta del impuesto a las ganancias rompe con el escudo de la prescripción.

* El crédito en suspenso no será repetible luego de los diez años de vigencia.

* El cuestionamiento al cómputo del pago a cuenta se hará mediante la simple intimación de pago o de la diferencia en el resultado de la declaración jurada (DDJJ) y no mediante el procedimiento de determinación de oficio.

DESARROLLO

Previamente a analizar el tema de fondo es necesario referirse a una de las exenciones aplicables en el IGMP, establecida mediante el inciso j) del artículo 3 de la ley. Se fija una exención de $ 200.000, la que no se aplicará para los bienes inmuebles que integran dicho activo y que no sean bienes de cambio o que se encuentren afectados en forma exclusiva a la actividad. Los bienes excluidos del beneficio no formarán parte de los bienes no computables que gozan de dicha reducción en los primeros dos años a partir de la inversión. Esto significa que existirán determinados inmuebles que deberán tributar el impuesto sin ningún tipo de exención. Cabe destacar que este mecanismo no afecta la rebaja del 25% sobre la valuación de los inmuebles rurales.

La inexistencia de la actualización de los $ 200.000 desdibuja un poco el sentido de traer este tema a consideración, pero sí lo tiene a nivel teórico, por lo menos cuando la equidad devuelva la aplicación del ajuste por inflación, luego de lo cual será necesario separar del total de activos a los bienes citados anteriormente y cuyos efectos no solo se ven en el tema exenciones, sino también en el del pago a cuenta, incidencia sobre la que volveremos más adelante.

El IG determinado en un ejercicio fiscal se tomará como pago a cuenta del IGMP correspondiente al mismo período con una excepción referida a las exclusiones de inmuebles aludida precedentemente. Dentro del IGMP a cuenta del que se imputa el IG deberá detraerse el impuesto calculado sobre los bienes inmuebles excluidos. Esto significa que el IGMP sobre los mismos siempre deberá ser ingresado sin poder usar el procedimiento de pago a cuenta y, en este sentido, queda fuera de cualquier tipo de acumulación de saldos a favor imputable contra futuras diferencias entre ambos impuestos (IG > IGMP).

Sin entrar a considerar todavía los efectos de anticipos, retenciones y el crédito por el impuesto sobre créditos bancarios, y viendo la situación desde el punto de vista de las denominadas “sociedades de capital” (SA, SRL, etc.), la imputación es directa, es decir, por un lado el IG determinado versus el IGMP del mismo período neto del gravamen correspondiente a bienes inmuebles que no sean bienes de cambio y otros afectados específicamente a la actividad. Cuando los sujetos pasivos del IGMP no sean coincidentes con los del IG, el cómputo del pago a cuenta resultará de aplicar el 35%(1) sobre la utilidad impositiva a atribuir entre los partícipes. Corresponde, entonces, luego de dicha compensación, incorporar los anticipos, retenciones, percepciones y saldos a favor dentro del saldo de cada uno de los gravámenes luego de realizada la compensación.

En el cálculo matemático que surge de la comparación entre ambos gravámenes pueden producirse dos situaciones:

a) IG > IGMP

El excedente no será un saldo a favor del contribuyente en IGMP, ni será susceptible de devolución o compensación.

b) IG < IGMP

El IGMP efectivamente ingresado será un crédito utilizable durante un período de diez años contra el saldo generado en la situación descripta en el punto a) y hasta la concurrencia de dicho excedente. Es decir que el crédito en suspenso referido no podrá ser imputado contra el IG determinado, sino sobre el diferencial positivo de la sustracción IG - IGMP en cada ejercicio fiscal.

Evidentemente, la extensión del período durante el cual ese crédito podrá ser utilizado (diez años) obliga al legislador a definir el comportamiento a asumir en caso de la existencia de quebrantos. En tal sentido y cuando estuvieran prescriptas las acciones y poderes del Fisco para determinar y exigir el ingreso del impuesto, la AFIP estará facultada para verificar el monto del pago a cuenta referido y modificarlo -en caso de corresponder- no de acuerdo al procedimiento de determinación de oficio, sino mediante una simple intimación de pago de los conceptos reclamados o de la diferencia que generen en el resultado de la DDJJ en la que se computa el pago a cuenta.

Nota:

(1) Alícuota establecida en el art. 69, inc. a), de la LIG vigente a la fecha del cierre del ejercicio que se liquida

Publicado por ERREPAR – DOCTRINA TRIBUTARIA

15 MAYO 2014